sábado, 26 de julio de 2014

Templos y Religión en Taiwán

Publicación del 05 de Octubre de 2013 

En esta ocasión les escribo sobre los templos y las costumbres religiosas que he observado.



Lo que en primer lugar me ha llamado la atención es que hay (sin exagerar) miles de templos budistas y taoístas. Según las cifras que he investigado, existen en Taiwán 4037 templos budistas y 8604 taoístas.




Los templos tienen por lo general forma rectangular con un patio central, rodeado de  altares o capillas.  Cada espacio está lleno de decoraciones predominantemente rojas o doradas, muchas incrustaciones de madera, columnas con dragones,  ofrendas varias, árboles bonsái, orquídeas…. Y todo esto perfumado con el olor a incienso. 



Pero no solo hay budistas, confucionistas o taoístas. También hay una creciente comunidad cristiana.  También hay católicos, protestantes y musulmanes, pero  en menor cantidad. 

De acuerdo a los pobladores, no están seguros de saber que filosofía exactamente es la que persiguen. Adoran a diferentes Dioses. Se puede decir que son politeístas.  




Generalmente en los templos se encuentra una deidad mayor en el altar principal y otras tantas en los altares secundarios, donde se combinan santos confucianos, taoístas o budistas.  La gente es muy apegada a los rituales, acuden a los templos en camino al trabajo, o al salir del supermercado o simplemente cuando pasan frente a uno. Tienen muchos dioses y para cada uno hay ofrendas distintas. Los estudiantes llevan  apios o nabos a Wengchang para pedir que les vaya bien en los exámenes. Ya les contaré si este Dios hace caso a los pedidos.  Hay otro Dios para las parejas, o  aquel para encontrar los objetos perdidos. También el de los comerciantes o Mazu, la Diosa del Mar, es decir la protectora de los pescadores. En fin, no he logrado determinar cuántos Dioses hay. 




Pero además de  los muchos templos, en los hogares también hay pequeños altares donde veneran a los familiares ya fallecidos, a quienes les piden consejos.

 

A propósito de pedir consejos, una de las cosas que me llamó la atención es, que en todos los templos hay unas pequeñas piezas de madera pintadas de rojo llamadas "ZHIJIAO" o BUÁ BUÉI. Estas tienen forma de  luna creciente. Son como un gajo de naranja, que tiene un lado plano y el otro convexo. Se toman dos de estas piezas; una en cada mano. Se piensa en algo que se desea consultar y se lanza las maderas al piso. Si ambas piezas caen en plano la respuesta es negativa.  Si ambas piezas caen por el lado convexo es que se debe reformular la pregunta o quizás no es buen momento para preguntar.  Y si cae la una del lado plano y el otro convexo, la respuesta es positiva.  Lo curioso es ver las expresiones en las caras cuando han lanzado sus “lunitas”. Unos se ponen contentos y otros muy tristes.






Otro de los rituales es encender inciensos, luego los toman con ambas manos y los levantan  frente a la cabeza. Se inclinan levemente cuatro veces antes de clavarlo en la arena de los incensarios de bronce.  En los templos la gente habla, reza, canta, los niños juegan, otros juegan el ajedrez chino, los monjes, hombres y mujeres cantan los mantras. Es decir, es un lugar de la cotidianidad.





video



Pero nos solo son muy religiosos. También son muy supersticiosos. Por ejemplo no les gusta el número  4 porque su pronunciación “SI” evoca la muerte. Aunque los caracteres son muy distintos, su pronunciación es igual, solo cambia la entonación.  De hecho me han dicho que si quiero alquilar un departamento busque uno con número 4 porque me lo dan muy barato. Así mismo en los hoteles no hay cuartos con el número cuatro y muchos edificios no tienen piso 4. En cambio el número 8 es el de la suerte porque su pronunciación evoca riqueza. 
                                                                              

En resumen, los taiwaneses son muy creyentes, tolerantes y respetuosos de las diferentes religiones. Uno de los tantos motivos por los que merecen mi admiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario